Suiza es valorada como uno de los países más importantes del continente europeo. Esto se debe en gran medida a que en su territorio radican las sedes de las principales organizaciones internacionales y además es considerado un eje financiero a escala global. Entre sus ciudades más relevantes se encuentra Zúrich, destacándose por ser la más extensa en territorio y por tratarse de la más bella de esta nación.

Zúrich ha sido valorada en dos ocasiones como la ciudad con mejor calidad de vida del mundo, donde historia y tradición van de la mano con el desarrollo de las más novedosas tecnologías.

Además de albergar monumentos y edificaciones religiosas de gran valor patrimonial, ha sido privilegiada por la naturaleza con paisajes extraordinarios. Para muchos resulta verdaderamente interesante visitar una ciudad cuya historia se remonta a siglos de antigüedad, donde en cada rincón puede descubrirse un detalle que evoca un pasado fascinante.

Gracias a su diversa oferta cultural y turística, Zúrich representa uno de los destinos vacacionales más atractivos del viejo continente. Si te sientes interesado por descubrir los encantos que guarda este maravilloso lugar, te invito a que continúes leyendo este artículo ya que aquí te muestro los sitios que no te puedes perder.

La Grossmünster:

Uno de los primeros monumentos que debes visitar en Zúrich es la Grossmünster, catedral de la ciudad. Convertida en uno de sus símbolos, este emblemático edificio se ha mantenido en pie durante más de 700 años siendo testigo de trascendentales sucesos en la historia local como el comienzo de la Reforma Suiza.

De estilo románico con rasgos góticos, en su interior puede apreciarse los hermosos vitrales elaborados por el artista suizo Augusto Giacometti y que representan uno de sus principales atractivos. También gozan de gran popularidad entre visitantes y residentes sus dos torres gemelas, desde las cuales se obtienen las mejores vistas de sus alrededores.

Abadía de Fraumünster:

Siguiendo con los monumentos emblemáticos de Zúrich, otro que no debes dejar de visitar es la iglesia abadía de Fraumünster. Cuenta con una historia fascinante pues durante siglos funcionó como uno de los edificios más importantes de la región siendo la abadesa la máxima dirigente de la ciudad.

También posee un alto valor cultural, pues formando parte de su decoración pueden observarse vidrieras realizadas por Marc Chagall y Augusto Giacometti y frescos de la autoría de Paul Bodmer.

Iglesia San Pedro de Zúrich:

Como parte de las principales iglesias de Zúrich también se encuentra la de San Pedro, considerada la más antigua de la ciudad. El lugar que hoy ocupa esta edificación, desde tiempos del Imperio Romano fue destinado a levantar sitios de culto, desde un templo dedicado a Júpiter pasando por una iglesia cristiana hasta que se consagró como iglesia protestante.

Uno de los elementos más atractivos de su estructura es que cuenta con el reloj más grande de Europa cuyo diámetro alcanza los 8,7 metros.

Kunsthaus Zürich:

Albergando una de las colecciones de arte más importantes de Suiza y del continente europeo en general, este museo se encuentra entre los sitios turísticos más visitados de Zúrich.

En sus salas de exposición pueden apreciarse importantes obras de destacados artistas internacionales como Picasso, Monet, Munch y Jacques Lipchitz, además de contar con trabajos de los más afamados pintores suizos.

Su extensa colección abarca obras representativas del arte de la Edad Media hasta el arte contemporáneo destacándose la presencia del quehacer artístico nacido en el país alpino.

Lago Zúrich:

Dentro de las actividades que no debes dejar de hacer está la visita al lago. Ubicado al sudeste de la ciudad, este representa uno de los más atractivos centros de recreación para los turistas que llegan a Zúrich.

Existen muchas excursiones organizadas por diferentes agencias de la ciudad que te llevan a disfrutar al máximo de sus bondades, por lo que te recomiendo que no dejes de dar un paseo por el lago a bordo del ferry o simplemente llégate hasta su orilla y relájate admirando su maravilloso paisaje.

Monte Uetliberg:

Si eres de los que disfruta del contacto directo con la naturaleza, respirar aire puro y rodearte de paisajes excepcionales, sin duda alguna debes visitar el Monte Uetliberg. Se accede a él a bordo de un tren o bien puedes ir andando pues no resulta un recorrido que conlleve mucho esfuerzo.

Una vez en el lugar tendrás acceso a unas panorámicas espectaculares donde las vistas a la ciudad y el lago pueden ser inmortalizadas como postales de lujo.

Si te han interesado estas recomendaciones y quieres conocer esta maravillosa ciudad, queremos alertarte sobre la nueva regulación que los Estados del espacio Schengen comenzarán a aplicar a partir del 2021. Es una autorización conocida como permiso ETIAS que tendrán que solicitar todos los ciudadanos de países que pueden viajar al espacio Schengen sin necesidad de visado. El permiso se gestionará de forma sencilla por vía electrónica y tendrá un costo de ocho euros para los mayores de edad. No tendrás que solicitarlo cada vez que viajes a alguno de estos países pues es válido durante tres años mientras el pasaporte tenga vigencia.