Portugal se presenta como el destino ideal para los que prefieren unas vacaciones rodeados de un entorno natural ya que cuenta con múltiples parques naturales que se distinguen por su incomparable belleza.

Si estás interesado en visitar alguno y aun no sabes cual elegir, en este artículo encontrarás una lista que te puede ayudar a disipar tus dudas.

  • Parque natural de la Arrábida:

Ubicado a menos de 30 minutos en auto desde Lisboa se encuentra el parque natural de la Arrábida. Con una extensión de 110 kilómetros cuadrados, abarca desde el este de Setúbal hasta el oeste de Cabo Espichel.

Fundado producto de  la necesidad existente de preservar la flora de la región que abarca, este parque cuenta con una variedad de más de 1450 especies de plantas, entre las que se pueden apreciar uno de los más raros ejemplos de maquis mediterráneos. Es por ello que con el objetivo de proteger debidamente estas especies tan delicadas y de gran valor para la ciencia, para hacer senderismo por algunas de las áreas del parque es obligatorio contar con la presencia de un guía autorizado por la dirección del lugar.

¡Envíe su solicitud hoy y obtenga su autorización ETIAS por correo electrónico

Además de albergar una rica variedad en cuanto a su flora, también es el hogar de una amplia diversidad de animales que pueden ser observados durante los recorridos organizados a través del parque. Entre los que se encuentran: búhos, águilas, tejones, mariposas, murciélagos y gatos monteses.

Otra de las particularidades que hacen de este sitio un lugar extraordinario es que comprende el conjunto de sierras de São Luís, Gaiteiros, São Francisco, Louro y Arrábida y a la vez guarda las que son conocidas como las mejores playas de Portugal: Figueirinha, Galápos y Portinho da Arrábida.

Es el vínculo formado por la naturaleza casi salvaje de sus sierras con la impresionante belleza que surge gracias al contraste entre sus playas y acantilados, lo que convierte a este parque natural en uno de los más hermosos de Portugal.

  • Parque natural de Sintra-Cascaes:

El Parque Natural de Sintra-Cascais figura como Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad gracias a su belleza incomparable y el valor patrimonial que poseen sus instalaciones.

Abarca la región que se encuentra entre la zona de Sintra a las zonas de playa de Guincho y Cabo da Roca, a 40 minutos en auto desde la ciudad de Lisboa.

Marque aquí si es elegible para ETIAS.

Presenta un entorno natural impresionante que comprende desde elevadas sierras de tupidos bosques hasta hermosas playas rodeadas de altísimos acantilados siendo la Sierra de Sintra su eje central. Entre las múltiples rutas que se pueden recorrer en la sierra practicando senderismo tendrás la oportunidad de llegar hasta el convento de los Capuchos, edificación que data del siglo XVI o hasta la Ermita de la Peninha desde donde se obtienen vistas espectaculares.

Otra de las atracciones que más llama la atención sobre este parque es que alberga múltiples castillos pertenecientes a la nobleza portuguesa que escogía este sitio como destino para pasar temporadas de descanso. Entre ellos, es el Palacio da Pena uno de los más destacados. Construido por mandato del príncipe Fernando II de Portugal en el año 1836 sobresale debido a que es una de las mejores representaciones  del estilo romántico del siglo XIX en Portugal.

  • Parque Natural Douro Internacional:

Considerado como área protegida por el gobierno de Portugal desde mayo de 1998 este parque se distingue como una de las maravillas de la naturaleza del país. Ubicado a orillas del río Douro (río que establece la frontera entre Portugal y España), abarca una extensión de más de 120 kilómetros.

Su amplia región está poblada por frondosos bosques donde resaltan especies como robles, enebros, encinas y alcornoques que sirven de hábitat para múltiples especies de animales entre los que se pueden observar gran diversidad de mamíferos y reptiles. Además hay que destacar que se ha convertido en el refugio de varias especies de aves que actualmente se encuentran en peligro de extinción como por ejemplo el alimoche común.

En el parque se organizan diversas actividades para el disfrute de los que gustan del contacto directo con la naturaleza. Entre las más apreciadas por los turistas se encuentran el avistamiento de aves fundamentalmente en los meses de febrero y marzo y la visita a los diferentes miradores ubicados en diversos puntos del parque desde donde se obtiene magníficas panorámicas.

  • Parque Natural da Serra da Estrela:

Este maravilloso escenario natural se extiende sobre los distritos de Guarda y de Castelo Blanco, en la región central de Portugal. Con sus 101 000 hectáreas es valorada como el área protegida más grande del país.

Alberga la Sierra de la Estrella, que da nombre al parque y que se distingue por ser la elevación más alta del Portugal continental. Es un centro de gran interés turístico debido a que allí se encuentra la única estación de esquí del país  lo cual la convierte en un sitio idóneo para practicar deportes de invierno.

Si lo visitas tendrás la oportunidad de rodearte de un entorno natural incomparable, pues entre sus fronteras guarda valiosas especies de plantas, algunas incluso únicas en el mundo entre las que se distinguen la sabina, el brezo, el roble negro y la retama. A la par, es el  hogar de una rica fauna, allí podrás observar en su hábitat a animales como el lobo ibérico, nutrias, zorros, jabalíes y gatos almizcleros.

Actividades como el senderismo, recorrer las montañas en bicicleta o escalar sus elevaciones son muy aclamadas por los turistas que acuden al parque. Además en la propia instalación se ofrecen talleres educativos donde explican, entre otras cosas, como sacar el mejor provecho del lugar enfatizando siempre la importancia del cuidado y preservación del mismo.

  • Parque natural de la Serra de São Mamede:

El parque natural de la Sierra de São Mamede se encuentra ubicado en el distrito de Portalegre, región de Alentejo. Está considerada como una de las regiones protegidas del país más hermosas gracias a la riqueza natural que alberga.

Se extiende por un área de gran diversidad ecológica  que abarca 55 524 ha. Si te animas a transitar sus senderos descubrirás una vegetación exuberante que sirve de hábitat para numerosas especies animales sobre todo aves que escogen este sitio como parte de su recorrido en la ruta migratoria entre Europa y África.

En el parque no solo podrás distraerte haciendo senderismo, sino que también están las condiciones creadas para realizar cicloturismo y en Penhas de Portalegre están ubicadas las únicas paredes donde es permitido, dentro de esta área protegida, la práctica de escalada.

Vea también: Datos curiosos sobre la Torre de Pisa

Si lo que estás buscando es estar en contacto directo con la naturaleza, deleitarte con la paz que transmite y alejarte del ajetreo de la ciudad, cada uno de estos parques puede ser la opción perfecta para lograrlo.

Read about ETIAS Visa before apply online.