Italia ha sido uno de los países más afectados por el coronavirus, mostrando altas cifras de infectados y presentando uno de los niveles más elevados de fallecidos en Europa por esta causa. Sin embargo, a día de hoy el país se encuentra en plena desescalada y retomar el fútbol es una realidad.

Como parte del protocolo de seguridad para evitar la propagación de la pandemia, a principios de marzo, el gobierno italiano suspendió todas las actividades y encuentros deportivos. Tanto eventos públicos como privados de esta índole quedaron cancelados con la mirada puesta en su reanudación hacia mediados de junio de 2020.

Regreso a los entrenamientos

Desde mayo, el Comité Técnico Científico del gobierno italiano autorizó el regreso a los entrenamientos en grupo, aprobando el protocolo de seguridad presentado por la Federación Italiana de Fútbol (FIGC, por sus siglas en italiano).

Entre las medidas a seguir para asegurar el regreso se encuentra la organización de rondas de prácticas con menos de 10 jugadores cada una. Dichas sesiones se prolongan durante todo el día, dando la oportunidad a todos los futbolistas de poder entrenar en los estadios. A esta disposición se sumó no permitir el uso de gimnasios, vestuarios y duchas comunes así como establecer de manera obligatoria un distanciamiento de 2 metros entre jugadores.

A lo anterior hay que agregar que cada club estipuló como norma la realización de test y reconocimientos médicos a los miembros de los equipos antes de su reencuentro en los estadios de fútbol.

Todas estas medidas han preparado el camino para el regreso de los enfrentamientos, teniendo como objetivo principal finalizar los torneos que quedaron inconclusos.

De vuelta a la Copa Italia

Al determinarse la cancelación de todos los eventos deportivos, la Copa Italia quedó a las puertas de sus semifinales. Luego de casi 3 meses de haber sido suspendida la competición y bajo la aprobación del gobierno junto con los máximos dirigentes de la Federación Italiana de Fútbol, todo parece indicar que estos partidos serán realizados en la segunda quincena de junio. Para ser más exactos, se pretende que la Copa Italia regrese con su semifinal el 13 y 14 de junio con los juegos entre Juventus-Milán y Nápoles-Inter, respectivamente.

Es válido destacar en este apartado que el retorno de la Copa Italia se realizará antes de retomar la Serie A como una de las tantas medidas de seguridad establecidas para evitar nuevos contagios. Ello evitaría la coincidencia de numerosos encuentros deportivos en la misma semana.

La Serie A

Como es sabido, desde el 9 de marzo de 2020 quedaron pospuestas las 12 jornadas que restan para terminar la Serie A. Luego de un exhaustivo análisis de todos los factores que intervienen en el regreso seguro a los campos, se ha fijado el retorno a la competición para el 20 de junio. Cuyo principal objetivo será concluir la temporada 2019-2020 antes del 20 de agosto. De esta manera quedaría establecida entonces la puesta en marcha tanto de la Serie A como de la Serie B y la Serie C.

El fútbol femenino también regresa

También el futbol femenino italiano regresa tras la suspensión de todas las actividades y encuentros deportivos en ese país. Las autoridades dieron a conocer que a partir del mes de julio los partidos en esta modalidad serán organizados para completar las 6 jornadas que restan de la temporada. Al igual que los jugadores masculinos, las futbolistas de los clubes italianos se encuentran entrenando de cara a los próximos eventos.

Medidas que regirán el regreso a los estadios de manera segura

Jugar los partidos a puerta cerrada, evitar abrazos entre jugadores durante la celebración de goles, no intercambiar camisetas y permitir un máximo de 300 personas en los estadios integran la lista de disposiciones que regulan el regreso a los terrenos de fútbol. Sin embargo, junto con la vuelta a los terrenos también se dio a conocer que de haber un nuevo repunte de contagios por coronavirus en Italia, se establecerían otros criterios de competición.

En caso de que la Serie A se viera suspendida nuevamente, una posible alternativa sería la realización de dos partidos de playoffs para definir el campeón de Italia. De igual modo se determinarían los clubes de la Serie A que descenderán a la Serie B y  asimismo para las categorías inferiores.

No podemos dejar de mencionar que el regreso a los estadios de futbol en Italia ha desatado gran polémica. Muchos se muestran contrarios a esta decisión ante la posibilidad de que afecte la etapa de recuperación que experimenta el país. Sin embargo, hay que destacar que la disposición de retomar el futbol no es irrevocable. Ante una nueva ola de contagios, las autoridades han declarado que puede suspenderse la temporada de manera definitiva. Cabe señalar que antes dar luz verde a estas competencias, fueron evaluadas una serie de medidas que aseguran el retorno de este deporte.