Con una población que ronda los 3.7 millones de habitantes, es posible afirmar que Berlín es una de las capitales más pobladas de la Unión Europea. Cuenta con un clima estacional templado debido en gran medida a su situación geográfica y se puede decir que se trata de una ciudad donde abundan los bosques, parques, jardines, ríos, canales y lagos.

Si te encuentras preparando un viaje a Berlín, sería conveniente que sepas que en tres días podrás disfrutar al máximo de sus atracciones más populares. A continuación, te presentamos 5 de los lugares que no te puedes perder.

 Puerta de Brandemburgo

La Puerta de Brandemburgo se erigió entre 1788 y 1791 según los diseños de Carl Gotthard Langhans, cuya visión se inspiró en los Propileos de la Acrópolis de Atenas. En esta ocasión, nos referimos a una de las obras maestras de la época y al único de los 18 portales anteriores de la ciudad que se mantienen.

Además de tratarse de un monumento de relevante simbolismo, cuenta con uno de los emblemas más representativos de Berlín. Hablamos de La Cuadriga, la escultura que corona la Puerta de Brandemburgo. De la mano del escultor Johann Gottfried Schadow, esta obra de arte fue colocada en la puerta hacia 1793 para luego ser retirada de la ciudad por las tropas napoleónicas en 1806. Desde 1806 hasta 1814 permaneció en Francia como símbolo de poder durante el tiempo de rivalidad militar entre el país galo y Prusia. Tras la caída de Napoleón la escultura fue regresada a Berlín, donde permanece a día de hoy. Es importante destacar que, durante la Segunda Guerra Mundial, fue necesario volver a fundir la escultura debido a los daños sufridos por la guerra. Eso sí, para hacerlo, se utilizaron los moldes empleados originalmente.

Al hablar de la Puerta de Brandemburgo debemos señalar que es uno de los monumentos más emblemáticos de Berlín y uno de los símbolos más antiguos de la ciudad.

Reichstag

El edificio del Reichstag, construido en 1894, es otro de los lugares imperdibles de Berlín. Ubicado en el barrio del Tiergarten, la obra del arquitecto Paul Wallot cuenta con evidentes rasgos de estilo neorrenacentista albergando a día de hoy al Parlamento Alemán. En 1999, su edificación fue restaurada por el británico Sir Norman Foster, presentando una remodelación de la obra con aspecto más moderno que el original.

Entre las novedades más impresionantes podemos destacar la cúpula y su enorme cilindro central de cristal. Se trata de una de las características más impresionantes, ideada para reflejar la luz natural en el salón de plenos.

Actualmente, todo el que visita Berlín tiene que conocer el Reichstag. No sólo por representar un icono en la historia del país sino también por albergar elementos de gran valor artístico. Es, además, uno de los mejores sitios para disfrutar las maravillosas vistas de la ciudad.

La Torre de TV de Berlín

Próximo a la Alexanderplatz se encuentra otro de los sitios que no te puedes perder si visitas Berlín. Nos referimos a la Torre de Televisión, una de las 10 atracciones más populares del país que, por supuesto, debe estar entre nuestras recomendaciones.

Según cifras documentadas, este espectacular edificio recibe cada año más de 1 millón de visitantes, fue construida entre 1965 y 1969 y se encuentra entre las 5 torres de telecomunicaciones más altas de Europa. De hecho, esta torre, junto con la Puerta de Brandeburgo y el Reichstag, son los monumentos más representativos de Berlín.

Con 368 m de altura se posiciona como el edificio más alto del país. Cuenta con un mirador en el metro 203 y con un restaurante giratorio en el 207. Es posible decir, entonces, que desde su plataforma de observación se obtienen panorámicas espectaculares. Por otro lado, quienes lo prefieran podrán disfrutar de un delicioso aperitivo acompañados de un entorno inigualable.

KaDeWe

KaDeWe (Kaufhaus des Westens), que al traducirlo del alemán viene a significar “Grandes almacenes del oeste”, es un centro comercial con más 60.000 m2 de área. Considerado el ¨Paraíso de las compras¨ de Berlín, esta instalación es frecuentada diariamente por una suma de entre 40.000 y 50.000 visitantes.

Desde su inauguración en 1907 su estructura ha sido modificada hasta convertirse en lo que podemos apreciar a día de hoy. Incluso, luego de la Segunda Guerra Mundial tuvo que ser levantado completamente debido a los daños ocasionados por la guerra.

Ubicado en las cercanías de la plaza de Wittenberg, representa uno de los puntos de reunión favoritos dentro de la ciudad. Cuenta con ocho pisos en los que podemos encontrar desde las boutiques más sofisticadas hasta las ofertas gastronómicas más interesantes.

Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm

Ubicada en Breitscheidplatz, se encuentra la Gedächtniskirche o iglesia del recuerdo, edificada por el emperador Guillermo II en honor a la memoria de su abuelo Guillermo I. Entre los años 1891 y 1895 se llevó a cabo su construcción siendo seriamente dañada durante la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy es el único edificio de su época que, aunque en ruinas, aún se conserva en la plaza donde se encuentra.

Entre sus principales atracciones podemos mencionar la pila bautismal de mármol de Carrara, el órgano de 5000 tubos, la placa de bronce en honor a los mártires del régimen nazi entre 1933 y 1945, la Virgen de Stalingrado y el icono de la Virgen María de Volgogrado.

Como dato interesante respecto a la iglesia, podemos decir que también es conocida por el sobrenombre ¨el diente hueco¨. Esto se debe al estado en que quedaron sus instalaciones luego de la guerra.

Si bien es cierto que Berlín cuenta con numerosos lugares para visitar también hay que señalar que los aquí mencionados se encuentran entre los más interesantes. Como explicábamos al inicio, en 3 días es posible recorrerlos y disfrutar de todo lo que los rodea.