Catedral y Muralla de Lugo

Si hay un lugar que guarda grandes secretos turísticos a plena vista es la Provincia gallega de Lugo, en España. En medio de sus hermosos paisajes, su cultura y arquitectónicos edificios están dos íconos importantes para la ciudad que, son imperdibles para los visitantes.

Uno de ellos es La Catedral de Santa María de Lugo, que protege parte de la ciudad y recuerda la presencia de los romanos en esa zona y la Muralla Romana de Lugo, que fue construida hace unos 17 siglos, para que los romanos lograran protegerse de la amenaza bárbara.

Actualmente, la muralla que tiene más de 2 kilómetros de largo y 4 y medio de ancho, ya no cumple su principal propósito y sirve para recordar esa época además que, aporta una gran belleza al paisaje urbano de la ciudad.

La muralla la han ido modificando con los años para que se compenetre con Lugo y se le pudiera dar paso a los autos y a los peatones que circulaban en el área, a través de los arcos.

Catedral de Santa María de Lugo

En la ciudad homónima de Galicia en España, el templo católico que es la sede episcopal de la diócesis de Lugo y Patrimonio de la Humanidad, es una gran atracción para los turistas. Este templo recuerda la importancia cultural que tiene la ciudad reflejada en la arquitectura de cada uno de sus muros.

Su estilo combina el barroco, con el neoclasicismo y el románico, además de ser una construcción inmensa que, tiene una planta de cruz latina con tres naves, una girola con 5 capillas y un crucero. Lo mejor es que los viajeros pueden diferenciar cada estilo arquitectónico en las torres y capillas que la componen.

En la entrada, cuando te centras en la parte izquierda verás una torre antigua y gótica que está compuesta por campanas renacentistas. Es una obra de Gaspar de Arce.

Una amplia plaza recibirá a los visitantes y luego se toparán con la catedral que está sobre varios peldaños. Luego en su interior observarán bóvedas adornadas con un arte católico de diferentes épocas que te dejarán maravillado y hasta lograrán quitarte el aliento. Es sin duda un lugar imperdible.

Una de las grandes joyas que destacan en el interior de la catedral es el coro, que fue construido en el siglo XVII. 27 puestos en la parte bajan y 37 en nivel alto, son los que conforman la sillería.

Descubre la Muralla Romana de Lugo

Es la única muralla que se conserva completa en todo el mundo, por eso la declararon Patrimonio de la Humanidad en el 2000. Las personas pueden caminar por todo lo alto de la muralla y tiene alrededor de 10 puertas en sus más de 2 kilómetros de longitud como ya te lo mencionamos y cada una da a diferentes partes de la ciudad.

Además, los turistas pueden conocer de cerca 71 torres de los 85 originales que tienen y disfrutar de unas increíbles vistas. Si conoces este lugar, descubrirás que hay una leyenda en torno a ella que asegura, que su construcción fue para proteger el Bosque Sagrado de Augusto, sin embargo, al sol de hoy, nadie sabe algo de dicho bosque y la muralla sigue de pie. Algunas de ellas son:

Puerta de Santiago

Es de la época romana y actualmente está modificada totalmente, mide 4,5 metros de ancho y 5.5 de alto. Y desde el siglo XII la llaman la Puerta del Postigo, en algún momento fue una puerta privada para la iglesia y la única que se mantenía abierta si había alguna peste. Lo más recomendable es iniciar el recorrido desde esta puerta porque te lleva a la Catedra de Santa María y de allí al resto de la muralla.

Puerta del Obispo Aguirre

La abrieron en el siglo XIX para poder facilitar la comunicación con el seminario nuevo y mide 10 metros de ancho con un poco más de 8 metros de alto.

Puerta del Campo Castelo

La inauguraron con motivo de la nueva cárcel en 1887 y al atravesarla verás la plaza de Campo Castelo que tiene unas escaleras que dan acceso a lo más alto de la muralla.

Puerta de San Pedro

En la edad Media la conocían como Puerta Toledana y se cree la crearon en la época romana. Es una puerta que fue y sigue siendo la entrada a la ciudad de Lugo.

Puerta de la Estación

La abrieron con el objetivo de comunicar a la ciudad con las vías del ferrocarril, simplemente atravesando la puerta.

Puerta Falsa

Esta era simplemente de uso militar cuando la inauguraron y es una de las más antiguas de la Muralla.

Puerta de San Fernando

Es una de las primeras puertas modernas y la abrieron en 1854, por esta entraba el acueducto romano. Cuando la atraviesas puedes ver con claridad la iglesia de San Froilán.