Cap de Formentor en Mallorca

Si buscamos uno de los lugares más hermosos de la isla de Mallorca, el Cap de Formentor es el primero en la lista y además es uno de los símbolos naturales de toda España. Llamada por los mallorquines como el “Punto de encuentro de los vientos” está en la comarca de Pollensa, una estrecha península que conecta con el cabo, siendo el punto más septentrional de la isla.

El Cap o cabo de Formentor está compuesto por acantilados que superan los 100 metros de altura, lo que te llevará a disfrutar de unas espectaculares vistas. Además, en el camino que te lleva a él, los miradores y las diferentes y pequeñas localidades te deleitarán. Tampoco puedes dejar de conocer el Faro de Formentor y la Atalaya de Albercuix.

Recorrido hasta el Cap de Formentor

El acceso al Cap de Formentor es solo a través de carretera, por lo que, si no cuentas con tu carro particular, puedes optar por alquilar uno en una de las agencias de Mallorca destinadas para esto.

La carretera que te lleva al Cabo, tiene muchas curvas y conlleva una ruta de 18 kilómetros que va desde la bahía de Pollensa y los acantilados, y tardarás en recorrerla al menos en 50 minutos, pero lo más importante es que lo hagas con calma y disfrutes de la belleza natural que percibes en todo el recorrido. Al final de la ruta te encontrarás con las hermosas playas y el faro de los cuatro vientos.

En el trayecto para llegar a Cabo encontrarás varios miradores en ambos lados de la vía, sin embargo, cuando vayas a detenerte en algunos debes ser muy cuidados porque las carreteras son estrechas y las curvas quitan visibilidad.

El Mirador de Sa Creueta es uno de los más destacados, porque está a doscientos metros de altura y tiene una vista espectacular desde donde podrás apreciar el islote de Colmer o la Atalaya de Albercuix. También pasarás por las playas de Formentor antes de llegar al cabo e incluso puedes disfrutar de un baño.

Quizás los accesos no sean los más fáciles, pero sin duda valen la pena por las impresionantes vistas que tendrás y el agua tan limpia que te verás reflejado en ella. La playa Sa Creueta, es una de las más populares, a pesar de tener un estacionamiento pago.

La llegada al Cabo

Luego de todo el recorrido que ya te hemos mencionado, llegarás a tu destino final el hermoso Cap o cabo de Formentor y podrás disfrutar y enamorarte de las hermosas vistas. No importa si vas en verano o en invierno el clima siempre es fresco, debido a la altura, así que recuerda llevar tu abrigo.

La multitud de las cabras es una de las atracciones principales de los viajeros, ya que estos animales que colman el pueblo no les da miedo acercarse a los turistas, siempre con la intención de recibir algo de comida, por supuesto y hasta podrás lograr una foto con ellas.

Disfruta del atardecer la puesta del sol

Un momento perfecto para disfrutar en el Cabo de Formentor es el atardecer, y si de por sí ya las vistas desde este lugar son realmente hermosas, con el ocaso de sol se multiplica la belleza. A quienes lo consideran como el mejor lugar de todo Mallorca para disfrutar de la puesta del sol, en conjunto con el mar que parece infinito, el paisaje natural que te conecta con la naturaleza, los acantilados y esa magia que transmite el faro en toda la cima.

Cap de Formentor

Una noche para enamorar

Y si crees que no podría ser más maravilloso no te imaginas la majestuosidad que transmite la noche. Para que tu velada sea completamente especial, no te olvides de empacar una manta, comida y una linterna. Cuando la oscuridad cubra todo el paisaje, simplemente disfruta de una cena debajo de las estrellas, escucha al mar moverse y romper en la orilla de cada playa y por supuesto no te olvides de retratar con tu teléfono o cámara ese momento único.

Lugares que no debes dejar de visitar si vas al Cabo de Formentor

Ya te mencionamos que, durante todo tu recorrido por carretera hasta el Cabo, encontrarás otras bellezas y parajes naturales que vale la pena conocer. Entre ellas, la Atalaya de Albercuix, un mirador a 390 metros sobre el nivel del mar, que data del siglo XVI y lo utilizaban para dar aviso a los ciudadanos sobre barcos piratas en la zona.

Otros lugares de belleza, son las playas y las localidades donde se encuentran conocidas como Calas. La Cala Figueroa y la Cala Murta transmiten una gran belleza.

Para los que buscan un lugar más turístico y concurrido está la Cala de Formentor o de Pi de la Posada, donde la arena blanca cubre un área de aproximadamente 900 metros de largo y 10 de ancho. Podrás beber unos tragos en el bar al aire libre, comer, bañarte, dormir en hamaca y hasta contratar alguna embarcación para pasear por el mar.