Ubicada al sureste de Francia, la región Provenza-Alpes-Costa Azul tiene fronteras con la región Ródano-Alpes al norte, al oeste con la región Languedoc-Rosellón y con Italia al este. Es un territorio de muy fácil acceso tanto por vía aérea, como por tren o autobús. Sin embargo, la forma más rápida de llegar siempre será a través del aeropuerto de Marsella. Usualmente quienes viajan hacia Provenza encuentran ofertas de billetes de avión que resultan muy económicas.

Cuando hablamos de Provenza, nos referimos a una de las regiones francesas con mayor riqueza histórica y variedad cultural. Muchos llegan al territorio cautivados por sus viñedos, sus majestuosos bosques de pino, sus playas de ensueño o sus interminables campos de lavanda. Y es precisamente el aroma de esta planta lo que nos traslada a Provenza.

Ruta de la lavanda

Desde el Medioevo, esta región se destacaba en la producción de aceites esenciales, perfumes y productos con fines medicinales elaborados a partir de la lavanda. De ahí que fuera considerada como parte de las ¨plantas preciosas¨ y por tanto alcanzara gran popularidad. Con el paso de los años, su importancia ha despertado el interés de personas de todas partes del mundo hasta convertirse en un símbolo de la región.

A día de hoy han sido organizados una serie de recorridos que conforman la ¨Ruta de la lavanda¨. Al recorrerla, los interesados podrán apreciar el florecimiento de la planta y ser testigos del extraordinario paisaje de los campos teñidos de violeta de Provenza. Como parte de ellos, los excursionistas tendrán acceso al proceso de cosecha de la planta, a variedades poco comunes, a exposiciones, a productos gastronómicos, etc.

Estas rutas comprenden territorios de la Drôme, los Alpes de Alta Provenza y del Vaucluse. Se trata de un trayecto extenso que suele ser dividido en 6 tramos y puede realizarse en auto, moto o bicicleta.

  1. Valle del Drôme, Diois y Haut Buëch

Saliendo del Parque Natural Regional de Vercors, esta ruta sigue el curso del río Drôme. Se dirige por pintorescos pueblos y campos de lavanda sembrados en lo alto de las montañas. Entre las muchas atracciones que podemos encontrar, debemos destacar la visita a productores que cultivan variedades poco comunes de lavanda.

  1. La Drôme provenzal – Alto Vaucluse

De Provenza también son muy conocidos sus importantes viñedos y olivares. Precisamente, es entre estos cultivos por donde se extiende la segunda ruta de la lavanda. A través de ella, quienes se animen a transitarla serán premiados con paisajes únicos, bañados de colores encantadores. Es una oportunidad excelente de saborear el vino local y de admirar la belleza de sus monumentos históricos.

  1. Baronnies provenzales – Buëch

Donde la lavanda sigue siendo símbolo de identidad, encontramos interesantes lugares para visitar siguiendo esta ruta. Desde un Jardín Botánico con especies únicas y autóctonas, hasta un Ecomuseo agrícola. Además, quienes hagan este recorrido encontrarán en su camino históricos monumentos pertenecientes al patrimonio de la nación como son las ruinas de un monasterio de la Orden de Cluny, rodeados de un entorno  idílico.

  1. Ventoux – Luberon – Lure

Uno de los elementos más distintivos de este recorrido son sus colores, contrastando de manera especial los violetas de los campos de lavanda con distintas tonalidades de dorado. Entre los principales atractivos que nos deparan entre Ventoux – Luberon – Lure, encontramos interesantes exposiciones, así como museos y pintorescos pueblos medievales.

  1. Haut Provence – Verdon

Al visitar esta ruta, encontramos la que fuera la capital de la lavanda: Digne, donde se cultivan las especies más delicadas de la planta. Los más aventureros podrán disfrutar de actividades como el senderismo, parapente, baños en el río Durance, etc. De igual modo, quienes recorran este trayecto tendrán acceso a antiguos pueblos medievales y a construcciones con alto valor patrimonial.

  1. Prealpes d´Azur – Región de Grasse

Si hablamos de rutas hermosas debemos decir que esta se encuentra entre las más bellas. Su recorrido tiene como premio el acompañamiento del mar y además un viaje al origen del cultivo de la planta. Pasando por magníficos campos de lavanda, es posible recorrer pueblos de gran valor histórico y cultural, así como también visitar importante monumentos.

¿En qué época del año hacer la ruta?

La ruta de la lavanda, como hemos explicado, es uno de los mayores atractivos de Provenza. Sin embargo, para poder apreciar el esplendor de estos recorridos aconsejamos hacerlo desde junio hasta mediados de agosto, que es la época de floración de la planta.

Fiestas de la lavanda

Entre una ruta y otra, los que decidan visitar esta región del sur de Francia podrán participar de los festejos que giran alrededor de la lavanda. Como parte de los más populares se encuentran las fiestas que celebran el florecimiento y recogida de la misma.

En muchos pueblos y localidades de Provenza se desarrollan mercados, exhibiciones y desfiles que tienen como rol protagónico el popularmente conocido ¨oro azul¨. Estas ferias son celebradas entre julio y agosto, coincidiendo con la época de florecimiento de la lavanda.

Antes de finalizar, nos gustaría destacar que la lavanda además de tener fines cosméticos también es beneficiosa para curar afecciones de salud. Entre sus múltiples usos es muy recomendado como tratamiento para ayudar a conciliar el sueño, como repelente de insectos o como antiséptico y cicatrizante.